SOL STEREO SANTANA 96.6 FM
  INDIGENAS
 
 
 
ACTUALIDAD | NOTAS LOCALES | EVENTOS | SOL STEREO | UBICANOS | LIBRO SANTANA | PROGRAMACION | FORO | ENCUESTA | CONTACTOS | VISITANTES


 



 

1-       Costumbres, Ritos y Leyendas Indígenas de la Provincia de Tunja y Comarcanas.

  

IMPERIO DEL ZAQUE. 

 

Según la leyenda indígena con más arraigo en nuestra  zona, la familia Chibcha, se originó en la aparición lacustre de la diosa Bachúe y la posterior fecundación de ésta por su hijo-esposo Labaque en el comienzo de los tiempos. 

 

Otra leyenda que atañe al pueblo chibcha y que identifica a nuestra ancestral Boyacá es la que se refiere al Cacique Suamox  y  su Sobrino Ramiriquí, la  cual dice :

 

“ Suamox viendo tan solo el universo decidió poblarlo de  machos y hembras, los cuales fueron moldeados en barro los hombres y en hierba seca las hembras.

 

Pero la oscuridad ocupaba todo, por lo que Suamox ordenó a su sobrino Ramiriquí, subir al firmamento y convertirse en el radiante Sol para iluminar al mundo con el día, orden que fue acatada de inmediato; a la vez el Suamox remontó el espacio para convertirse en la Luna y acompañar a las noches oscuras.  

 

Una vez que en la tierra hubo luz y calor brotó la vida, reproduciéndose las gentes de tal manera que nació el gran imperio Chibcha.

  

Al nacer la gran nación, surgieron los caciques quienes se convirtieron en los guías del pueblo indígena, transmitiendo su mando por línea sanguínea materna.  

 

Entre los principales tenemos a Goranchacha, Hunzahúa, Quimuinchatocha y Pacanchique.

 

  

1.1. - GORANCHACHA

 

Según relatos de Fray Pedro Simón, relator de las historias de la conquista Española "...los Caciques Chibchas se tornaron tiranos y crueles con el pueblo, especialmente el Zaque, por tal motivo las gentes humildes esperaban ansiosos la aparición del redentor, que seria engendrado por el dios Sol en una Virgen indígena, según  la leyenda y la profecía de Sugunsúa...

 

En la pobre aldea de Guachetá, lugar del acontecimiento, el pueblo entero oraba jornadas enteras al dios Sol, mientras la hija del gran Cacique sobre los cerros más altos, desnuda, ofrecía sus encantos al astro dios; ruegos y espera dieron resultado al cumplirse la profecía y a los nueve meses, la princesa dio a luz una Guacatá o Esmeralda Grande, que al cabo de una semana se convirtió en un fuerte y hermoso niño indio, al cual llamaron Goranchacha.

 

Su  niñez transcurrió siendo venerado como  " El Hijo del Sol ", él mismo estaba convencido de su linaje solar, por lo que no le pareció acertado vivir en una aldea tan sencilla y marchó de ella hacia la fuerte capital del imperio, para conocer al Zaque o el Señor de los caciques.

 

Al llegar al cercado del Zaque, fue objeto de innumerables atenciones por parte del pueblo y de la familia real; agasajos que aprovechó para pronunciar elocuentes y variados discursos que embelesaron a la comunidad; visitó con las huestes reales a los poblados de Baganique y Turmequé, al igual que el Valle de Iraca y en Suamox la ciudad sagrada, fue recibido con gran pompa y alegría, agasajado  y venerado como  Hijo  del Sol.

 

A su regreso al cercado del Zaque, se enteró de que uno de sus criados preferidos había sido ahorcado por mandato real, al haber enamorado a una de las concubinas del Señor de los caciques, y montando en intempestiva cólera, Goranchacha atravesó el cercado y  de un garrotazo asesinó al Zaque.

 

Sin permitir la reacción de los sobrinos maternos del Zaque, herederos directos del trono según la Ley, El  Hijo del Sol, ordenó de inmediato su coronación, con el beneplácito y la alegría de  la población.

 

Goranchacha nombró como pregonero mayor del reino, segundo en importancia, a Fonzaque, a quien nadie conocía, ni sabían de su origen, pero era muy estimado por el nuevo Zaque, razón por la que no se opuso mayor resistencia.  

 

Los pregoneros reales, al mando de Fonzaque, fueron  enviados a todas las aldeas para anunciar una nueva era de la nación chibcha y en efecto, el cambio favorable en las instituciones y el fortalecimiento social y religioso del pueblo, redundaron en la mistificación del Hijo del Sol.  

 

Goranchacha pasó la mayor parte de su vida en el poblado de Gacha, pero como hombre de grandes alcances, decidió ampliar sus horizontes  territoriales y decretó trasladar la capital de su imperio a un lugar más cerca del Templo de Suamox, por lo que encargó a Húnzama, descendiente directo y heredero del trono, que buscara un sector más propicio para el traslado.

 

Húnzama recorrió la región buscando el paraje adecuado a las exigencias del  Zaque y ya cansado de tanto buscar, se sentó en la lontananza cerca de Soracá y al contemplar la magnificencia del paisaje, sintió ser el amo y señor de aquel territorio. 

 

Regreso rápidamente a dar la noticia a el Goranchacha, quién festejó la elección y dispuso de inmediato la construcción del cercado real y los demás bohíos del linaje; terminados los trabajos, el Zaque se trasladó a su nueva  morada, a  la cual bautizó Hunza en honor a su descubridor, y determinó nombrarló heredero del cacicazgo de Húnzama.

 

La ambición del Zaque se desbordó al pretender construir un templo más grande que el Suamox, por lo tanto todo el imperio se dedicó a su diseño y ejecución, descuidando su frágil defensa, circunstancia que aprovechó el pueblo de Bacatá que atacó por sorpresa y arrasó con el templo y las riquezas reales del Zaque.

 

Con la feroz guerra llegó la desolación y la tristeza que condujeron a la muerte del Goranchacha, quién  agoreramente antes de morir predijo “...que vendría una raza extraña que los esclavizaría, acabando con la estirpe chibcha y sus costumbres, quedando como único vestigio, aquellas claras columnas de piedra, testimonio de lo que fuera  un  gran imperio.

 

 

1.2.-    Húnzama. El Joven Cacique.

 

Después de Goranchacha, aparece Húnzama, joven cacique que mancilla el honor de su bella hermana Noncetá, al enamorarla y cohabitar con ella, acción que la madre Faravita, descubre al advertir la prominencia del vientre de la joven, razón por la cual fueron desterrados del gran territorio chibcha, recibiendo el desprecio de todos los súbditos del pueblo, por haber cometido el peor de los delitos...El Incesto.

 

Durante el destierro, Noncetá tuvo un hermoso niño al cual abandonaron en la misma cueva en que dio a luz, convertido en piedra por el creador, como castigo por delito.  

 

Libres del niño, llegaron al salto del TEQUENDAMA, en el cual aterrorizados se abrazaron y cuando ellos creyeron que Bochica aparecía para perdonarlos, de la inmensa niebla surgió el arco iris y encima de él la imponente figura de Cuchavita dios de los castigos, quien luego de recriminarlos, los convirtió en dos gigantescas rocas, separadas por la corriente de agua, condenadas a  escuchar  el último lamento  de los  suicidas  y  a sufrir  la

flagelación de las aguas sobre sus pétreas espaldas por toda la eternidad.

 

Después de este suceso los Zaques tomaron el atrevimiento de tener relaciones sexuales con sus hermanas o casarse con ellas, sin sufrir el castigo que merecía este delito.

 

 

1.3.- Quimuinchatocha. El Bárbaro Zaque.

 

Durante un lapso de muchísimos años el pueblo chibcha estuvo desorganizado y el cacique de turno hacia lo que quería, de acuerdo a su poder y riqueza.  

 

Hubo guerras intestinas con los vecinos más cercanos olvidando el culto a las buenas costumbres y en especial a los ritos religiosos, pues solo se le rendía culto a Huitaca, diosa voluptuosa de las orgías y borracheras indias, durante este periodo se destacó el penúltimo de los Zaques, Quimuinchatocha, el más bárbaro y tirano de todos ellos.  

 

Este Zaque, gobernó con mano de hierro al pueblo, de tal manera que los caciques aún los más poderosos, quedaron convertidos en simples lacayos serviles del gran señor.  En el reino se instaló el nepotismo y la barbarie, de tal manera que el pueblo fue sometido a una permanente esclavitud moral y física.

 

Quimuinchatocha, era de espantable y feroz figura, de grosera corpulencia y fuerte contextura atlética; su aspecto era torvo, de cara ancha, narices grandes y torcidas, pero a pesar de su grotesco aspecto era  de un  juicio sano, sagaz, saíno, presto y enérgico en todas las disposiciones de la guerra; de gran señorío, de condición inexorable e implacable en los castigos, a los cuales era muy dado, así se tratara de la más leve falta el infeliz de turno terminaba siempre en la horca.

 

Por su crueldad se convirtió en el más odiado y sus adversarios solo esperaban el momento oportuno para asesinarlo; tal es el caso del juvenil y aguerrido cacique Pacanchique, hijo primíparo de Baganique, descendiente y heredero del trono, a quien el celebre Zaque ultrajó, al pretender seducir, bajo la presión y el terror, a la bella Naguatá, hermosa doncella  comprometida en matrimonio con Pacanchique.

 

La princesa Naguatá fue retenida en el cercado de Hunza por orden del Zaque, para convertirla en una mujer más de su numeroso harén, motivo por el cual Pacanchique con la complicidad de su padre, decide rescatar a Naguatá de las garras del tirano, aún a costa de su propia vida.  

 

Amparado por las sombras de  la  noche y con el mayor  sigilo, penetró hasta el bohío de las  " Tiguyes " o las mancebas y llamó  a su amada con pequeños silbidos que ella solo conocía, una vez reunidos se apresuraron  a salir del cercado.

 

Ni el Mancebo ni el Padre midieron las consecuencias de esta audaz  acción, pues  al descubrir Quimuinchatocha la huida de la joven, montó en terrible cólera y con bramidos espantosos, ordenó a sus guerreros la persecución inmediata tras la pareja, hasta el cercado del Baganique, con la certeza de que allí se encontraban.

 

Ajenos a la furia del Zaque, en el cercado del Cacique se celebraban con gran pompa los esponsales  de  la  feliz   pareja.

 

La francachela y el alborozo cesaron al hacer presencia las huestes reales, acto seguido la muchacha y Baganique fueron apresados y conducidos a Hunza; Pacanchique logró escapar ileso de la acción militar, pero no pudo rescatar a sus seres queridos, ya que a la mañana siguiente esposa y padre fueron horcados en el cerro más alto, como muestra de la furia del Zaque.

 

El Cacique Pacanchique anduvo errante por mucho tiempo, escondiéndose de los guerreros con la ayuda de sus antiguos súbditos.   

 

Durante este periodo llegó al altiplano, la noticia de que al territorio chibcha habían llegado seres extraños, nunca vistos que tenían pelos en la cara y algunos venían subidos en unos animales muy grandes que sabían hablar y daban grandes voces que nadie entendía.

 

 

1.4.-    Pacanchique y Los Españoles.

 

La anterior noticia llegó a oídos del joven Cacique quien se alegró, determinando valerse de ellos para vengarse del odiado Zaque, y escondido en las heladas montañas se dedicó a buscar a los visitantes, quienes por aquel entonces exploraban los llanos del San Juan, bajo al mando del recio capitán Hernán Vanegas, quién por cargo y orden directa del adelantado Gonzalo Jiménez de Quezada, llegó al Valle de Baganique, destruyendo la aldea y saqueando el templo donde encontraron un copioso tesoro que alcanzó a valorarse en siete mil pesos oro, fuera de la gran cantidad de esmeraldas y figurines dorados.

 

Nadie impidió el feroz ataque, sin embargo, alguien impávido observaba a todos estos hombres que desvalijaban el santuario sagrado sin piedad alguna ; el cual movido por su ciego odio hacia el Zaque, se apersonó ente el capitán y le habló de los grandes tesoros que poseía el  gran señor de los caciques y que el en su afán de venganza los conduciría a ellos. 

 

Todos los españoles presentes y en especial el Capitán Vanegas, escucharon con gran expectación las razones de aquel indio, el cual fue conducido hasta Quezada en el acto, al cual Pacanchique le contó que nadie revelaría la existencia del Zaque, ni de la existencia de la ciudad de Hunza; percatándose el adelantado de que entre más de diez mil indios que habían visto en su expedición, ninguno había mencionado el nombre, ni su gran riqueza, ni la ciudad donde residía.

 

Quimuinchatocha fue hecho prisionero, más no encontraron los grandes tesoros de que se hablaba, probablemente los hizo arrojar a las misteriosas aguas del pozo Donato o como relata Ricardo Galvis Heredia en su libro ¨ Oiba y su historia ¨, podría encontrarse en la cueva de CACHALÚ, donde según la tradición oral se encuentra escondido un gran tesoro indígena compuesto de oro, esmeraldas, vasijas, fetiches, iconos, estatuillas y ostentosos vestuarios rituales con incrustaciones de piedras preciosas y que hasta la fecha no ha podido ser encontrado.   

 

Quezada le pidió al Zaque sus riquezas a cambio de su libertad, pero este se mostró sereno e imperturbable y no dijo ni una sola palabra.

 

Cuando Pacanchique lo vio inerme e indefenso, le recriminó por las muchas crueldades cometidas a su pueblo, pero el Zaque que aún conservaba su altivez, le respondió con dura mirada y hablando por primera vez desde que comenzó su cautiverio, dijo...    " Sobre mi voluntad  nadie manda, yo soy el Zaque..."

 

Viendo Quezada la silenciosa y recia actitud del Zaque, lo dejó en libertad ; este al poco tiempo después moriría, no por los ultrajes recibidos, sino por la tristeza al ver a su pueblo oprimido por el yugo español y por haber sido despojado de su linaje real, al ser nombrado un nuevo soberano por el pueblo servil y sin carácter para defender a su casta de los atropellos y desmanes del desalmado invasor.

 

Pacanchique fue muerto en territorio del cacique Tundama, al pretender los españoles avasallar y apoderarse de los tesoros del cacique en cruenta batalla, el cacique fue atravesado por una lanza española que lo confundió por haber cambiado su penacho sin adornos, por uno de un noble indio, adornado con filigranas de oro y adosado de esmeraldas; este hecho causó tristeza entre las tropas iberas, por cuanto el fue la clave para arrasar con  el pueblo muisca.

 

El ultimo soberano de la dinastía Zaque fue Aquiminzaque, quién fuera decapitado por Gonzalo Pérez de Quezada.   

 

Las Leyendas dicen que la cabeza con el cuerpo de oro están en la laguna de Iguaque en Arcabuco y el  cuerpo con la cabeza de oro está en Ramiriquí en un santuario escondido.    

 

Así se cumplió la profecía de Goranchacha, al morir de tristeza y ser testigo del comienzo del  fin  del imperio chibcha.

 


 
  ESTAMOS.... 34253 visitantes....¡Aqui viendo esta página!
SOL STEREO SANTANA
 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=

EMISORA SOL STEREO SANTANA

Santana - Boyacá - Colombia
Celular 310 881 52 93
solsantana4@hotmail.com
solsantana2@gmail.com